La danza de los taurinos. Récord de festejos ahora, y ataques políticos de Bruselas y Moncloa

Déjenme que insista en mi alegría. Ni los más viejos del lugar habían visto en estas fechas más festejos celebrados y televisados esta semana. Acabado Jaén,  esto se convertía en un lago sin agua. Silencio total. Ni una actividad. Sólo las rupturas de apoderamientos que se sucedían por eso, porque eran muy amigos y estaban muy contentos de cómo iban las cosas. Ahora, a Jaén, se le sumó Barcarrota y su presidencia en balcón de las Siete Torrres (dos tardes), Montoro (otras dos) y Badajoz (ferrerazo para comentar despacito), y otras además de los novilleros y sus múltiples certámenes. Lo nunca visto.

¡Caretas fuera!

En menos de veinticuatro horas pasamos de la esperanza a la estupefacción, de la ilusión a la desazón y del optimismo a la indignación. Ese fue el periodo de tiempo en el que el ministro de Cultura dejó ver con total claridad que no hay nada que hacer con este gobierno.

La Fundación Diario Madrid también torea

También, sí, torea. Y lo borda. Coloquios en Madrid en su sede de la calle Larra,  Madrid Centro,  los días 19 y 20. Los no celebrados en San Isidro por el confinamiento pero sí ahora con la valentía de la directiva de la Fundación del Diario Madrid, que preside el periodista Miguel Ángel Aguilar.  Doble aplauso, por tanto, para la Fundación y el público. Y triple enhorabuena para los muchos que fueron, por decidirse ante la situación del coronaví y por superar la lluvia y los días desagradables.

La danza de los taurinos. Buen final de la minitemporada con Jaén grande y muchos festejos

Afortunadamente, no parece que estemos casi en noviembre. No hubo feria del Pilar, pero sí, la gran inyección de Córdoba y, el fin de semana pasado con Jaén, que definitivamente se ha convertido en grande. Feria completa. ¿Hay quien dé más? Pero ¿es posible, y hasta mágico, que disfrutemos  festejos en Logroño, Jaén, Istres, Niebla, muchas novilladas de principiantes con y sin picadores, muchos televisados?. Ni los más soñadores se creen esto así y ahora.