La cuestión es enredar

Y Valencia al fondo. Valencia y las plazas de titularidad pública, para las que se pide adjudicación a coste cero, sin contrapartida económica y libertad absoluta para programar a gusto y conveniencia de su gestor, que para eso es el que sabe y entiende del negocio. O eso se supone.