No me lo puedo creer

Esperando desde la pasada feria de Albacete. O sea, desde septiembre. Y no me lo puedo creer. No he escuchado todas las radios, ni leído todos los diarios y semanarios (de papel y digitales) ni visto todas las televisiones, aunque sí sigo todos –bueno, los que puedo- medios informativos, los menos, y desinformativos, los más. Y escaso eco desde entonces sobre lo que ocurrió el pasado 12 de septiembre en Albacete, en su feria de la Virgen de los Llanos.

Domecq marca la pauta. Artículo de Carlos Bueno

Los toros de encaste Domecq siguen siendo los más lidiados. Es la sangre más demandada por los toreros por ser la que más opciones de triunfo ofrece; y es la que más éxitos proporciona por ser las más depurada en los tentaderos a instancia de las figuras. Un bucle del que será difícil salir, máxime ahora que la tauromaquia tiende hacia un toreo de perfección y pulcritud. Quizá no sea malo, pero sin duda se pierde variedad.

Puntualizaciones al empresario de Sevilla

No es la primera vez (y me temo que no va a ser la última) que me ocupo de los errores de un empresario, por las injusticias que suelen acarrear, en este caso del gerente de la plaza de toros de Sevilla, que hace unos días presentaba los carteles de su Feria de Abril con un discurso de autoalabanza, sin que nadie le saliera al paso para decirle los fallos e incluso apuntarle las posibles soluciones.