Se dejaron cornear por el coronaví

Se veía venir. Se estaban poniendo demasiado  cerca de no cumplir lo que debían cumplir pero pareciendo o diciendo que lo cumplían, demasiado cerca –o no- de los cuernos de la mascarilla, demasiado cerca -o no- de la distancia reglamentaria. Total, que no he estado en  ninguna de las plazas del Certamen de novilladas de la Junta de Andalucía, ni en la inagural de Osuna, ni en Estepona, ni en Plasencia, ni en el Puerto de Santa María, pero he visto por las teles muchos directos y por los diarios digitales todos los vídeos.

El toreo tiene un plan

Por enésima vez, y con la mejor voluntad e intención del mundo, la gente del toro se plantea un proyecto que sirva para relanzar el negocio, tan alicaido debido a la crisis que nos ha tocado padecer. Y por enésima vez parece que surgen escollos y dificultades que hacen peligrar su viabilidad.

Lo ingrato de ser ganadero. Artículo de Carlos Bueno

Es necesario que el ganadero gane libertad para seleccionar sus astados dentro de una diversidad de condiciones lógica. La figura del criador ha sido siempre la más maltratada del sector. Salvo un ínfimo puñado de hierros que gozan de “inmunidad”, la función de la inmensa mayoría ha sido la de criar ejemplares a la carta. Eso o la ruina de quedarse con ellos en el campo.