Lluvia de toreo

Como si de una de las siete plagas fuera, Fallas y Magdalena se han visto mojadas y aireadas: lluvia y viento a partes iguales o, al menos, eso parecía. La primavera valenciana no ha existido por estas calendas, ni física ni químicamente.