Retrato en sepia

La imagen que ilustra esta nota Es todo un documento en sepia y de un gran valor testimonial. Está protagonizada por chavales que acabarían por integrar una de las primeras promociones de la Escuela de Tauromaquia de Valencia, allá por los comienzos de la década de los 80 del pasado siglo. Una escuela que echó a andar…

Pepe Moya, el último romántico de la cabaña brava.

Hace ahora casi un año, cuando el teletipo lúgubre de la guadaña repicaba la muerte de Borja Domecq,por una cornada del “bicho rojo”, aquí en Sevilla se extendió como un reguero de pólvora el comentario “ pues Pepe Moya tiene cáncer y se ha marchado a Navarra. Malo,cuando se va Pamplona fuera de los sanfermines, el viaje, la mayoría de las veces, no es agradable. Le ha ocurrido a Pepe Moya quien ha estado un año luchando contra esta neoplasia maligna que se lo ha llevado, en este horrible mes de enero.