Los intereses creados

La tan larga espera no hacía presagiar nada bueno… y así fue. Al final Valencia, siempre Valencia, se quedó sin su feria de julio. La autoridad política no cedió en cuanto al aforo y la empresa no consideró viable el permitido.