De Bugs Bunny a Chivas Regal. Artículo de Carlos Bueno

Los activistas antitaurinos no cesan en su empeño por derribar cualquier simbología que desprenda taurinismo. Sus proclamas contagian a una sociedad cada vez más buenista y simple. Las reacciones del sector profesional suelen ser pocas y normalmente se producen a destiempo. Las firmas nacionales huyen de publicitarse en el mundo de los toros por temor a posibles presiones de los antis. Así las cosas, habrá que conformarse con el apoyo desinteresado de Rosalía, Bertín Osborne y ahora Chivas Regal, la prestigiosa marca escocesa de whisky que acaba de dar una lección a los empresarios patrios.

Animalismo y estupidez

Como está de moda dar a cada día del año un contenido y motivo de celebración, como si no fuese suficiente el festejar a diario que seguimos vivos y podemos contarlo, desde hace un tiempo a los Días contra el Cáncer, de la Mujer, del Niño, de la Tercera Edad, del Árbol, etcétera, se añade, entre otros trescientos y pico, el Día Internacional de los Derechos de los Animales, que desde 1997 se celebra el 10 de diciembre, intentando lograr que las personas reflexionen sobre el respeto que debe otorgarse a todos los seres y no sólamente a los humanos.

Esto es lo que tenemos

La fiesta de los toros, aunque desde fuera pueda parecer imposible e impensable, está muy seriamente amenazada en España. Y por nuestros propios dirigentes. Vease si no lo que planeaba Podemos de haber ganado en Andalucía… la abolición de las corridas, nada más y nada menos. Y nadie movió un dedo ni puso el grito en el cielo ante tamaña provocación y semejante disparate. Nadie con poder y autoridad para hacerlo, claro; aficionados y gente normal ya protestaron y se indignaron, sí.

Más allá del dinero del festival. Artículo de Carlos Bueno

Después de haber conseguido más de un cuarto de millón de euros de beneficio, es momento de que la Fundación se ponga manos a la obra de forma visible y gane credibilidad. La tauromaquia somos todos, sí, pero no sólo cuando a unos les interesa. Estaría bien que, ahora que ANOET ha convocado una Asamblea General, los empresarios comenzaran a dar ejemplo y mostraran coherencia con lo que dicen de palabra. Son los profesionales quienes han de dar el primer paso, y la función de los aficionados, que es pasar por taquilla y dejarse su dinero, se producirá. Hagan lo que tengan que hacer pero que sobre los ruedos haya implicación y verdad. Esa será la mejor forma de fidelizar a la clientela.