Entre el coronavi y el coronatoro

Coronatoro. Más que el coronavirus (pongamos coronavi para hacerlo más corto y más fácil de pronunciar), el covid 19, la pandemia y la enorme tragedia de tantos muertos, parece que el pueblo español, el Gobierno no digamos, permanece impasible, pero lo que va a hacer gravísimo daño al mundo de los toros va a ser el coronatoro.

La tauromaquia después del Covid-19

Está claro, esta temporada pasara en blanco no se celebraran las tradicionales ferias y corridas de toros, rejones o novilladas que se programaban en nuestras ciudades y pueblos con motivo de sus fiestas patronales. A Sevilla y Madrid se han sumado Badajoz y Pamplona, otras como Valencia, Castellón y Alicante es muy dudoso que se puedan celebrar en julio o septiembre tal y como se pensaba.

Grito angustiado de ayuda a los animalistas

¿Dónde estáis animalistas?¿ Sordos, ciegos, mirando para otro lado y en definitiva, mudos, completamente mudos? Los que os preocupáis tanto del bienestar de las gallinas, besáis y lloráis por los cerdos que van a ser sacrificados, denunciáis que a los de cuatro patas se les pierde el respeto si algún ser humano se sube en ellos o son utilizados en el campo para tareas agrícolas, los que estáis siempre poniendo a los animales por encima de hombres y mujeres, os han cosido la boca estos días?

La tauromaquia no tiene Echanoves. Artículo de Carlos Bueno

La situación actual acabará desembocando en una reconstrucción y reconversión de toda la sociedad en general, incluida la tauromaquia. Habrá que revisar pliegos de condiciones, reducciones de impuestos, honorarios de toreros, rebaja de las entradas… y para ello es muy probable que haya que reinventarse y que cambie el sistema general actual de funcionamiento. A falta de Echanoves, el tiempo dirá.