Los toros de las urnas

Ya hemos tenido las elecciones generales, europeas, autonómicas y locales y ya está el voto repartido pendiente de los pactos porque la fragmentación así lo requiere. Y habrá que escribir de la importancia y de la influencia de los toros en esas urnas. Los toros de las urnas.

Criterio y sensibilidad

Es evidente que todo ha cambiado mucho en los últimos tiempos. Desde luego, en el último medio siglo. Los avances tecnológicos hacen irreconocible el mundo para quien pudiera venir del pasado y a estas novedades no es ajeno el mundo del toro. Al que, por cierto, le afectan algunas de estas innovaciones. Y de manera negativa. Lo primero que se nota, si se repasa la prensa de esos cincuenta años atrás, por no ir más lejos en el tiempo, es que se ha perdido mucha afición.

Los toros, un verdadero acontecimiento. Artículo de Carlos Bueno

Cada corrida de toros es un acontecimiento y como tal habría que saber venderlo. Pero el moderno marketing y la publicidad siguen sin entrar de lleno en el negocio taurino. Acartelar a tres figuras del toreo puede constituir en sí mismo un acontecimiento, pero también lo es el anuncio de tres toreros jóvenes con méritos y cualidades. Lo demostraron Ginés Marín, Luis David Adame y Pablo Aguado hace unos días en Las Ventas, donde concitaron a más de 20.000 espectadores.

El despertador de Sevilla

Aunque siempre hay que ser cautos y no conviene echar las campanas al vuelo demasiado pronto, la verdad es que lo hecho por Pablo Aguado en la recién finalizada feria de abril sevillana mueve no ya al optimismo sino a una lógica y comprensible euforia.

El toreo puro no es una moda. Artículo de Carlos Bueno

Las modas cambian, pero el toreo puro no es una moda, es una verdad que no muta, que es eterna. La tauromaquia debe huir de hacer uso de parafernalias aparentes que busquen el aplauso fácil del público más generoso. Al torero se le presupone el valor, por eso no le hace falta recurrir a una justificación de valentía exagerada. Lo demostró Pablo Aguado en la recién finalizada Feria de Abril de Sevilla, donde deslumbró con su verdad natural, sin aditivos superfluos.