San Isidro congela los carteles de San José

La ola de frío y nieve, el granizo, las gélidas temperaturas, la Toma de la Bastilla del toreo, que es el timón de Las Ventas por parte del francés Simón Casas, y la fusión con la que Casas y otros empresarios poderosos del toro pugnan con alianzas nada coherentes por la Plaza de toros de La Malagueta han provocado que los carteles de Fallas se enfríen. O se congelen. Eso y, por supuesto, las contrataciones de las figuras en Madrid que siempre suelen ser muy complejas. Sobre todo, la posibilidad de que José Tomás se anuncie en la temporada de Las Ventas… El tiempo dictará su sentencia.

Quien calla, otorga. Artículo de Carlos Bueno

Una cosa es no darse por aludido para no dar importancia al contrario y otra dejar que se salga con la suya aún cuando sus formas no sean legítimas. Dice el refranero que “quien calla, otorga”, es decir, que si no se presenta objeción alguna y se permanece callado, se da a entender que se muestra aprobación a lo propuesto, y eso no. Está bien que se ni ninguneen las acciones de los antitaurinos, pero no denunciarlas es de tontos.

Lo tenemos todo, artículo de Paco Delgado

Superadas las fiestas navideñas, superado el trauma postnavideño y superado el blue monday -ese nuevo fenómeno que hemos importado y que según una fórmula matemática asegura que el tercer lunes de enero es el día más triste del año, toma ya…-, la temporada taurina ya comienza a dejar oir el pasodoble que anuncia su inminente presencia.

Antitaurinos con traje y corbata

Por libro de estilo propio, quien suscribe apenas concede espacio a los antitaurinos. Cansan, aburren, conocemos sus máscaras y lo que hay detrás de ellas. Demasiada violencia, incultura, desprecio a quien piensa y siente diferente e ignorancia a raudales. Detrás del corderito ecologista y chupi está la intolerancia y el gran negocio del lobo.

Que la limpie con la lengua. Artículo de Carlos Bueno

Parece que cada vez con mayor frecuencia se está confundiendo libertad con libertinaje, y cualquier tontaina es capaz de perpetrar un acto vandálico sin que la justicia se muestre mínimamente severa con él, lo que acaba favoreciendo la aparición de más tontainas faltando al respeto. Si cuando yo era joven se me hubiese ocurrido manchar una estatua con pintura, mi padre me la hubiera hecho limpiar con la lengua; una manera de atajar de cuajo las imbecilidades.