Cayetano y su reto del año

Cayetano y su reto del año

Ricardo Díaz-Manresa

14- octubre- 2016

No fue un brindis porque no era el momento ya que  eligió hablar antes de torear. Con sus toros todavía en chiqueros. Fue una proclamación, una declaración, un reto, una invitación a los antiguos duelos. Y después se fue a porta gayola.

Pero decirlo donde lo dijo y la forma de decirlo (perfecta de forma y fondo) lo convierten en la declaración del año, dispuesto después a jugarse la vida y torear dos pavos en plaza de primera. Fue en Zaragoza, el martes 11, en la feria del Pilar.

Con los antis y la tele de la mano ¿qué se puede hacer? Artículo de Carlos Bueno

Me parece sospecho que cada vez que un grupo antitaurino se manifiesta a las puertas de una plaza de toros aparezcan al unísono las cámaras de alguna cadena de televisión. Y opino que es muy poco ético que esos medios de comunicación den cobertura máxima a quienes amparan en su seno a personas que abogan por la muerte de sus semejantes únicamente por pensar diferente, que tergiversen la realidad y que intenten encauzar la opinión pública hacia una sola dirección. 

Los toros van al teatro, por Ricardo Díaz-Manresa

Los toros van al teatro

Ricardo Díaz-Manresa

07- octubre- 2016

Van, ya lo creo que van, y quien no lo crea que se lo pregunte a Valentín Azcune que ha escrito una obra monumental, como las plazas y cosos que albergan el toreo, sobre teatro y toros  : “Los toros en el  teatro” . ¿Escrito? Más bien arrancado cada fecha y dato de todos los lugares en donde pudieran estar y descubierto muchas obras olvidadas y casi enterradas. Escrito también porque su redacción es directa y atractiva.

No perdamos la esperanza. Artículo de Paco Delgado

Aunque es fácil decirlo, no lo es tanto, a veces, cumplirlo. Cierto es que la segunda de las tres virtudes teologales que cataloga el cristianismo -que junto a la prudencia, justicia, templanza y fortaleza describen la imagen del hombre, ojo-  es un estado de ánimo optimista basado en la expectativa de resultados favorables relacionados a eventos o circunstancias y que, como dice el refrán, es lo último que se pierde. Pero hay momentos en que es más difícil hacerlo que expresarlo.