Los toros, un verdadero acontecimiento. Artículo de Carlos Bueno

Cada corrida de toros es un acontecimiento y como tal habría que saber venderlo. Pero el moderno marketing y la publicidad siguen sin entrar de lleno en el negocio taurino. Acartelar a tres figuras del toreo puede constituir en sí mismo un acontecimiento, pero también lo es el anuncio de tres toreros jóvenes con méritos y cualidades. Lo demostraron Ginés Marín, Luis David Adame y Pablo Aguado hace unos días en Las Ventas, donde concitaron a más de 20.000 espectadores.

El despertador de Sevilla

Aunque siempre hay que ser cautos y no conviene echar las campanas al vuelo demasiado pronto, la verdad es que lo hecho por Pablo Aguado en la recién finalizada feria de abril sevillana mueve no ya al optimismo sino a una lógica y comprensible euforia.

El toreo puro no es una moda. Artículo de Carlos Bueno

Las modas cambian, pero el toreo puro no es una moda, es una verdad que no muta, que es eterna. La tauromaquia debe huir de hacer uso de parafernalias aparentes que busquen el aplauso fácil del público más generoso. Al torero se le presupone el valor, por eso no le hace falta recurrir a una justificación de valentía exagerada. Lo demostró Pablo Aguado en la recién finalizada Feria de Abril de Sevilla, donde deslumbró con su verdad natural, sin aditivos superfluos.

No ha salido otro igual

Cuando su madre lo trajo al mundo, muy poco antes de que España se viese inmersa en el mayor desastre que ha padecido en el último siglo, las posibilidades de que aquel recién nacido en Palma del Río tuviese un futuro digno eran tan escasas como dientes en sus entonces tiernas encías. 

Asumir la voz del pueblo. Artículo de Carlos Bueno

Se acercan las elecciones municipales. Es el turno de los pueblos, de la gente de a pie preocupada por los problemas diarios de la calle, los de verdad, los que tienen que ver con la economía y el trabajo, con la sanidad y la educación, con la cultura y con la forma de vida. Y los toros son una forma de entender la vida, eso que quizá no se entienda desde las grandes urbes pero que la mayoría de españoles siente. Es el turno de que se escuche la voz de 25 millones de espectadores.