Un congreso para abrir las puertas. Artículo Carlos Bueno

El I Congreso Taurino de la Comunidad Valenciana, celebrado durante los últimos cuatro días de la pasada semana, resultó un éxito abrumador en cuanto a afluencia de público se refiere. En él se mostraron a propios y extraños los entresijos de las tauromaquias de la calle y de la plaza, se unificaron criterios, se hizo examen de conciencia, se sacaron conclusiones y se planificaron nuevas acciones. Sin embargo, una de las sorpresas más gratificantes de cuantas se produjeron, fue comprobar el tirón que tiene el edifico de la plaza de toros en sí mismo. Al coso de Valencia no dejaron de acceder curiosos que salieron con una percepción del toreo muy diferente a la que tenían al entrar. Será cuestión de dar facilidades para que, fuera de los días de programación taurina, las puertas de las plazas de toros permanezcan abiertas y con ello puedan visitarlas cuantos lo deseen.