Un congreso para abrir las puertas. Artículo Carlos Bueno

El I Congreso Taurino de la Comunidad Valenciana, celebrado durante los últimos cuatro días de la pasada semana, resultó un éxito abrumador en cuanto a afluencia de público se refiere. En él se mostraron a propios y extraños los entresijos de las tauromaquias de la calle y de la plaza, se unificaron criterios, se hizo examen de conciencia, se sacaron conclusiones y se planificaron nuevas acciones. Sin embargo, una de las sorpresas más gratificantes de cuantas se produjeron, fue comprobar el tirón que tiene el edifico de la plaza de toros en sí mismo. Al coso de Valencia no dejaron de acceder curiosos que salieron con una percepción del toreo muy diferente a la que tenían al entrar. Será cuestión de dar facilidades para que, fuera de los días de programación taurina, las puertas de las plazas de toros permanezcan abiertas y con ello puedan visitarlas cuantos lo deseen.

El rótulo del histórico cine Urgell, en un contenedor

“El amor” del imperio Balañá por el cine, queda de manifiesto cuando ha cerrado varias salas en los últimos años, concretamente el histórico Urgell (cuyo aforo era el mayor de Barcelona: casi 2.000 localidades)…El avispado empresario lo vendió hace tiempo. Y los nuevos propietarios han creado un supermercado de nombre Bonpreu. Recordemos que hace unos meses, la Academia del Cinema Català (un “nido” de independentistas), premiaba a Pedro Balañá por su “faceta de distribuidor cinematográfico”. Histórica la foto en que aparecía junto a la antitaurina Colau (uno ya no sabe si es más anti taurina ella, o él), en las escalinatas del Palacete Albéniz.

Que en el ruedo se alcancen las expectativas. Artículo de Carlos Bueno

Algún día habrá que levantar un monumento a la afición, a quienes sin tener ningún interés económico en la tauromaquia –todo lo contrario- la defienden a capa y espada. Los aficionados organizaron la macro manifestación a favor de los toros del año pasado en Valencia y ahora se han atrevido con un ambicioso Congreso que se llevará a cabo durante los últimos cuatro días de esta semana en la misma ciudad. En él participarán todo tipo de profesionales que tratarán de transmitir la verdad y emoción que encierra el toreo. Sólo hace falta que toda esa teoría se refleje después en la práctica del ruedo y que nadie salga defraudado de la plaza ante las expectativas levantadas.