Se empieza a reconocer a Román. Artículo de Paco Delgado

Dentro de las singularidades de un negocio tan peculiar y atípico  como el de los toros -en el que no hay, salvo las honrosas  excepciones que confirman la regla, una estructura empresarial que lo  sustente, sin estudios de mercados, cuentas de resultados, marketing  ni herramienta alguna que pueda hacer pensar que se esté ante un  sistema mínimamente operativo y solvente y cuya mayor similitud con  empresas que sí lo son estriba en que se trata de una actividad que  se realiza para obtener un beneficio- no es la menor el que se tenga  en una no pequeña consideración a los protagonistas principales del  mismo: los toreros. Y aunque pueda sonar extraño -casos hay de sobra  para desmentirlo-, si se compara con otras actividades empresariales  no es tan difícil establecer una gran diferencia favorable al mundo  del toreo.

El agosto del ‘17. Nuevo artículo de Carlos Bueno

Por diferentes motivos, Ponce, Román, Morante, Manzanares, Dámaso González, Ferrera y Cayetano han sido algunos de los nombres propios del agosto que acaba de finalizar, sin olvidar el pertinaz acoso que algunos se empeñan en seguir afligiendo a la tauromaquia. Pero lo malo no es eso, sino el inmovilismo continuista que, también durante el mes más taurino del año, ha persistido en el sector.

Dámaso, el más querido de Albacete. Artículo de Ricardo Díaz-Manresa

Era la persona más querida en Albacete. La frase es de mi colega y amigo  Pedro Piqueras, paisano del inmenso torero, presente en su tierra el día del adiós. Con esta sentencia, verdad pura, fin del artículo. Titular definitivo. Completo, exhaustivo. ¿Qué decir más? Sobran explicaciones. Está todo claro. ¿Para qué seguir?
Hay que ser alguien grande, grande, grande, para convertirse en  el más querido en una población de muchos habitantes, capital que añoro de provincias porque la quiero. Pasé de joven veranos y ferias y allí me consolidé como aficionado.