El efecto It no llega a los toros. Artículo de Paco Delgado

Parece que vuelve a estar de moda lo de los payasos siniestros y  malvados. De momento -y oremos para que así siga siendo- el  esperpento, la astracanada, el ridículo y la payasada -dramática y  esperemos que no acabe siendo trágica- de Cataluña no ha llegado al  mundo de los toros. El bochornoso espectáculo protagonizado en  Barcelona por ¿políticos? que más parecen aquellos Tres Chiflados – Moe, Larry y Curly- que durante medio siglo dieron forma a  disparatadas y crueles comedias, es ajeno a lo taurino. Que,  coincidiendo con el penoso dislate catalán, ha vivido momentos  esperanzadores. Al menos en Algemesí y su Feria de las Novilladas.

La primera en su género, artículo de Paco Delgado

Como en la vida, en el mundo de los toros, y en el periodismo, todo  es cíclico, todo es recurrente. Ya lo contaba en sus memorias -Mi  medio siglo se confiesa a medias- César González Ruano, periodista  de raza, corresponsal de ABC en Roma y Berlín y que durante toda su  vida padeció una constante “mala salud de hierro”, de forma que  muchas veces se le desahució y dio falsamente por muerto. Todo un  héroe de la profesión y un tipo tan inteligente como especial:  todos lo años hay que escribir de que llega la primavera, del calor  que hace en verano, de la serpiente multicolor, de lo rápido que  pasa el estío, de la vuelta al cole, de los regalos de la gente a  los guardias urbanos en Navidad…