La ilógica de un escalafón cuantitativo. Artículo de Carlos Bueno

Los matadores de toros se clasifican en tres grupos según el número de actuaciones, lo que en algunos casos provoca un inexplicable interés por sumar actuaciones que demasiadas veces conlleva injusticias profesionales y económicas. El toreo no es un deporte cuantificable, por eso un escalafón basado en la importancia de los triunfos otorgaría mayor reconocimiento a los artistas y más seriedad a la tauromaquia.

La calle, más allá del argumentario buenista barato. Artículo de Carlos Bueno

En la calle, como en las plazas, hay gente que exige al toro lo que puede y debe dar como tal, al caballo lo del caballo y al perro lo suyo, que al final es lo lógico. En la calle hay gente que daría su vida por el toro, a cambio de nada, sin dinero de por medio, aunque no parezca tener explicación. Y en la calle, como en las plazas, hay aficionados cuya actitud es todo un ejemplo.