Una vara en lo alto. Nueva opinión de Paco Delgado

La corrida del pasado día 1 de abril en Sevilla, el tradicional  festejo del Domingo de Resurrección que tanta expectación había  levantado (y que logró que se acabase el papel con alguna antelación), no defraudó. Y no sólo por la triunfal actuación de Roca  Rey o por la meritoria faena de Antonio Ferrera a su segundo,  premiada con una vuelta al ruedo. También hubo una fuerte ovación  para uno de los picadores de José María Manzanares, Paco María, que  agarró un buen puyazo, a decir de los expertos presentes, al picar al  segundo de la tarde.