Corazón bravo, nueva opinión de Paco Delgado

Si por bravura entendemos todo aquel acto de valentía o determinación  para afrontar situaciones complicadas, qué duda cabe que es término  que  se puede aplicar perfectamente a personas, aunque en este  nuestro entorno y ambiente se asimile siempre, o casi siempre, a la  condición ideal del toro de lidia. Bravura se aplica, pues, al hombre  y a los animales, y equivale muchas veces a valor, esfuerzo o arrojo.

Ley de transparencia taurina. Artículo de Carlos Bueno

Que se sepa lo que ingresa una plaza una tarde de toros y que los honorarios de toreros, ganaderos y empresarios se adapten a la recaudación. Que nadie se quede por cobrar o le cueste dinero torear. Que se perciba más cuanta más gente ocupe los tendidos. Que el caché sea mayor para quienes más público atraigan y que las entradas para verlos suban su precio respecto a los carteles más “baratos”. Posiblemente sea una utopía más de un mundo taurino anclado en un arcaico y obsoleto modus operandi.