Toreros pesados, muy pesados y pesadísimos. Artículo de Ricardo Díaz-Manresa

Toreros pesados, muy pesados o pesadísimos es la historia interminable de las corridas larguísimas, plúmbeas, con avisos siempre y series y series tan largas como aburridas y absurdas que no añaden nada como no sea la irritación del tendido que muchas veces grita para que acaben de una vez pero el torero quiere seguir, seguir y seguir. Y sigue. Dicen que los crueles tienen su público. Nunca los pesados. De los pelmazos huye todo el mundo.

Rock en el ruedo, nueva opinión de Paco Delgado

Si ha servido para animar el cotarro, lo han logrado. La publicidad  ha surtido efecto y el cartel con que se ha movido la actuación del  grupo norteamericano Metallica en España ha cumplido con creces su  función. El famoso grito en la pared se ha dejado oir de nuevo y se  ha vuelto a poner de manifiesto que nada como llamar la atención para  vender.