El paraíso perdido

Si Milton levantara la cabeza, se supone que con el cerebro recompuesto, intacto y en su mejor momento de entendimiento y razón, se llevaría un no pequeño chasco al comprobar, cuatro siglos después de que se publicase su más famosa y célebre obra, cómo entiende la gente, sobre todo en España y en el ala más radical de su población, su epopeya sobre el bien y el mal, haciendo especia hincapié en la cuestión de porqué Dios permite el sufrimiento si en su mano está muy fácil evitarlo.

El arte del valor, no del miedo. Artículo de Carlos Bueno

Aseguraba el ganadero Leopoldo de la Maza que “a los toros hay que ir a pasar miedo, y a través del miedo crear arte”. Pero el miedo provoca angustia y paraliza. Por eso soy partidario de que el arte fluya a partir del valor. Porque el valor activa y causa admiración. Para ello hace falta que confluyan toros bravos -que planteen problemas y al mismo tiempo den la posibilidad de solucionarlos de diferentes modos- y toreros con halo de héroes. Sin toros bravos, sin toreros héroes y con miedo “esto se va cayendo solo”, algo que también afirmó don Leopoldo.

Tanto tiempo perdido

Quince años, que se dice pronto, han pasado desde que se firmó en París la Convención para la Salvaguardia del Patrimonio Cultural Inmaterial por parte de la UNESCO. Y fue la Asociación Internacional de Tauromaquia la primera en utilizar los mecanismos de protección que este tratado internacional había habilitado para perpetuar la Tauromaquia como legado cultural.

El secreto es la excesiva bravura de Victoriano. Artículo de Carlos Bueno

Lo confesó Victoriano del Río hace unos meses: en el campo hay bravura de sobra. Es una gran noticia para el sector taurino, porque la bravura es el mejor argumento contra la monotonía, el aburrimiento y las intenciones abolicionistas. Cuando hay toro no hay crisis, la afición aumenta y los cosos se llenan. Lo han de entender los criadores y sobre todo los matadores. El toro es la solución.

Los toros en el saco de lo ilegal e inconstitucional. Artículo de Carlos Bueno

La Empresa Municipal de Transportes de Valencia prepara una nueva normativa que vetará la publicidad contraria a la legalidad y a los principios constitucionales, de armas y anuncios sexistas dirigidos a niños, pura necedad por cuanto son propuestas innecesarias al tratarse de situaciones que no se producen. Pero detrás de tanta simpleza se esconde el propósito de que no se puedan anunciar circos con animales y corridas de toros. Cortar todo canal de promoción y difusión es la estrategia de los políticos que quieren acabar con la tauromaquia. Seguramente estamos ante otro caso de prevaricación.

Fidelidad extrema de Juan Cánovas a la tauromaquia

Les voy a contar una historia ejemplar y humanísima de fidelidad y amor extremos al toreo. Y a su defensa. La historia se terminó el  domingo, 4 de noviembre, con la muerte de Juan Cánovas Alcaraz, conserje de la plaza de toros de Cartagena, durante 46 años, siguiendo la tradición de su abuelo y de su padre, que también lo fueron en esta más que centenaria plaza. Sólo esta familia al mando.