Un ligero error de enfoque

Sigue tensa la situación en torno a la tauromaquia en, curiosa y sorprendentemente, el país en el que se desarrolló, normalizó, regularizó y adquirió carta de naturaleza. Sigue tensa, en general, la situación en el país en el que buena parte de su historia, tradición y cultura derivan, precisamente, del toro y su trato con el hombre. Sigue tensa la situación en un país al que a muchos avergüenza llamar por su nombre: España.

De Bugs Bunny a Chivas Regal. Artículo de Carlos Bueno

Los activistas antitaurinos no cesan en su empeño por derribar cualquier simbología que desprenda taurinismo. Sus proclamas contagian a una sociedad cada vez más buenista y simple. Las reacciones del sector profesional suelen ser pocas y normalmente se producen a destiempo. Las firmas nacionales huyen de publicitarse en el mundo de los toros por temor a posibles presiones de los antis. Así las cosas, habrá que conformarse con el apoyo desinteresado de Rosalía, Bertín Osborne y ahora Chivas Regal, la prestigiosa marca escocesa de whisky que acaba de dar una lección a los empresarios patrios.

Animalismo y estupidez

Como está de moda dar a cada día del año un contenido y motivo de celebración, como si no fuese suficiente el festejar a diario que seguimos vivos y podemos contarlo, desde hace un tiempo a los Días contra el Cáncer, de la Mujer, del Niño, de la Tercera Edad, del Árbol, etcétera, se añade, entre otros trescientos y pico, el Día Internacional de los Derechos de los Animales, que desde 1997 se celebra el 10 de diciembre, intentando lograr que las personas reflexionen sobre el respeto que debe otorgarse a todos los seres y no sólamente a los humanos.

Esto es lo que tenemos

La fiesta de los toros, aunque desde fuera pueda parecer imposible e impensable, está muy seriamente amenazada en España. Y por nuestros propios dirigentes. Vease si no lo que planeaba Podemos de haber ganado en Andalucía… la abolición de las corridas, nada más y nada menos. Y nadie movió un dedo ni puso el grito en el cielo ante tamaña provocación y semejante disparate. Nadie con poder y autoridad para hacerlo, claro; aficionados y gente normal ya protestaron y se indignaron, sí.