¿Corridas de toros televisadas sin espectadores?

Todo indica, que cuando devuelvan al “Coronavirus” al corral, la “industria”, que no deporte, del futbol volverá a programar partidos sin público, y televisados en directo. Y, como parece, que los van a programar cada 72 horas, habrá partidos todos los días a todas las horas. Los equipos deportivos -grandes, medianos y pequeños- no se pueden permitir no disponer de los impresionantes ingresos que reciben de las televisiones. En… los más pequeños, los ingresos de taquilla no representan mucho más del 2% de su presupuesto.

El aficionado Aute

El cantautor Luis Eduardo Aute, quien falleció el pasado sábado a los 76 años en un hospital madrileño, estaba retirado de los escenarios desde que sufrió un grave infarto en 2016. Aute era cantautor, director de cine, actor, escultor, escritor, pintor y poeta. Todo un personaje renacentista, polifacético y un referente de la canción de autor española.…

Una pájara y una pesadilla. Artículo de Carlos Bueno

Mientras esperamos el fin del Estado de Alarma, los días van pasando en contra de la bonanza económica general. El sector taurino será uno de los que peor parados salgan de esta crisis. Más allá de las pérdidas que suman los empresarios y cuadras de picar, y de la falta de ingresos de matadores y subalternos, hay que lamentar la ruina que sufren los ganaderos y la rabia e impotencia que produce ver cómo muchos toros son enviados directamente desde la libertad de las dehesas a fríos mataderos.

Y después de esto ¿qué pasa?

Encaramos ya el segundo ciclo de confinamiento obligatorio debido a la emergencia sanitaria, una situación atípica y extraordinaria, nueva para la inmensa mayoría de la población mundial, que aguarda, entre asustada y asombrada, a que todo esto se resuelva cuanto antes y se vuelva a la normalidad.  

Generosidad frente a mezquindad en tiempo de dolor. Artículo de Carlos Bueno

En momentos delicados siempre parece haber gente sin escrúpulos que carece de algunos sentimientos humanitarios elementales. Anteponen su objetivo político al dolor general y no sienten rubor en publicar proclamas partidistas sin tener en cuenta los daños anímicos colaterales que pueden provocar. Que les pregunten ahora a quienes dependen de un respirador cedido para seguir viviendo, si les importa quién lo ha facilitado.