El ejemplo valenciano

Aunque, por lo general, las instituciones políticas, tanto centrales como periféricas, siguen mirando para otro lado cuando se trata de tocar el tema de la tauromaquia, lo bien cierto es que hay excepciones a esta conducta tristemente habitual. Y una nos pilla bien cerca.

Que siga girando el bombo

Vaya si ha dado de sí el último invento de Simón Casas. Su sistema para emparejar toros y toreros  que den forma a carteles para la próxima feria de San Isidro sigue dando que hablar. Sigue girando el bombo. De momento ya ha conseguido su primer objetivo: copar la atención del aficionado y convertirse en el foco de la noticia.

Bombo para el bombo

Está revolucionando el mundillo taurino. El invento de Simón Casas ha logrado despertar el adormecido panorama taurómaco y ha puesto a todos a hablar, opinar e interesarse por esta nueva fórmula que el empresario francés se ha sacado de la chistera y parece que -ya lo hizo en la pasada Feria de Otoño en Madrid- está dando resultados.