Aunque, curiosamente, el patrón de Pamplona es San Saturnino y no San Fermín -que sí lo es de Navarra, honor que comparte con San Francisco Javier-, que las fiestas que en honor a este mártir del siglo III son el mayor reclamo de la ciudad de Pamplona es algo sabido, si bien de la conclusión de las investigaciones, realizadas por separado, que llevaron a cabo en 1970 varios historiadores navarros, un arqueólogo de Amiens y el historiador Roldán Jimeno Aranguren, se deduce con toda claridad que la historia de San Fermín no tiene base histórica alguna.

Valencia y no Linares

Hace unos días se presentó en Valencia un libro yo diría que indispensable para conocer, o completar, la historia de uno de los toreros más importantes y carismáticos que han dado España y la tauromaquia. Se trata de Manolete en Valencia, obra de Toni Gázquez, director del Centro de Asuntos Taurinos de la Diputación Provincial, y Paco Laguna, biógrafo del legendario torero cordobés.

San Fermín: del despliegue al apagón. Artículo de Carlos Bueno

El alcance mediático de los sanfermines no puede ser mayor. Los encierros matinales se televisan en los cinco continentes en retransmisiones que analizan con esmero cada metro del recorrido y explican con ánimo pedagógico los mínimos detalles. Sin embargo, el amplio despliegue informativo desparece por la tarde y las corridas sólo parecen existir para los medios especializados. Pero los profesionales no deben echar la culpa a la prensa ni a la organización pamplonica. Es cuestión de mirarse en su espejo, de mejorar el sistema del toreo en plaza, de fortalecer el sector y, después, de exigir atención.

Los que pueden tener coche

En unos días se cumplirá el medio siglo de la muerte de Manuel Fuentes Bejarano, hermano de Luis y que tras intentar triunfar como matador se hizo banderillero, llegando a torear con Manolete en Linares la infausta tarde que Manuel Rodríguez coincidió con “Islero”.