Fase cero

Poco a poco, mucho más lentamente de lo que a todos nos gustaría y casi todos desearíamos, la epidemia provocada por el coronavirus se va, al menos, controlando y permitiendo que la vida, en la medida de lo posible, vuelva a tener algo de la normalidad perdida.

Para cuando haya seguridad y unidad. Artículo de Carlos Bueno

Comenzar a organizar corridas de toros no debe convertirse en una competición por ver quién es el primero que lo hace. Todo lo contrario. En los momentos que vivimos, anunciar un festejo debe ser el resultado de un análisis pormenorizado de pros y contras que indique que hay garantías de que el público irá sin recelos, que el precio de las estradas se adaptará a su capacidad económica y que la ley permite que el aforo se podrá ocupar en un porcentaje realmente significativo.

Un cóctel único

Reducción, desempleo o apoyo. Artículo de Carlos Bueno

Andalucía propone rebajar el número de subalternos por festejo con el ánimo de abaratar costes de organización mientras dure la crisis del Covid-19. Sin duda los gastos se reducirían, del mismo modo que una cantidad significativa de profesionales pasaría a engrosar la lista del paro. Complicada solución que debería pasar por aumentar las ayudas, moderar los cánones de arrendamiento de los cosos y recortar las cargas impositivas de los espectáculos.

¡Ministro dimisión!

Qué pena tener a un Ministro de Cultura que clasifica ésta según sus gustos personales, y sobre todo, aceptando ser marioneta de sus jefes limitándose a cumplir con lo que le mandan para no crear polémica y así poder mantenerse en el sillón, aunque deje al descubierto su desconocimiento en Cultura y sus principios básicos.

Hay que insistir: son cultura ¡claro que sí!

Indigna, una vez más, que desde las más altas instancias de nuestro gobierno se haga de menos y desprecie a la tauromaquia. Y también causa alarma, y más que debería hacerlo, cuando ese menosprecio viene de quien, en teoría -ya se está viendo que en la realidad no es así-, tendría que, al menos por su cargo, defender lo español. Por no hablar de las formas con que, además, lo hace: con profundo asco y como escupiendo las palabras.