Nuestros mayores. Viejos aficionados

La experiencia es un grado, se dice de ella, de la experiencia. Acumular años en la vida es cargar en el currículo personal vivencias; de las que siempre se recuerdan con una sonrisa y de aquellas que nos humedecen los ojos al evocarlas. Pero es la vida. La vida, en fin, la maduran nuestros mayores. Y a ellos, a su voz, a su conocimiento hay que acudir para ganar y atraer esa sensibilidad que a veces nos falta.

El cuernómetro de la feria

PALMAS Al excelente saludo capoteril que firmó Álvaro Lorenzo al sexto de la tarde, pleno de torería, templanza y compás. Fue el punto de inflexión de un festejo muy deslucido. Luego, con la muleta, el coletudo toledano también anduvo el nivel. Lo necesitaba, tras haberse afligido en exceso con el primero de su lote.  …