En torno a la tercera de la Feria de San Jaime

“No fue en absoluto pequeña, la hazaña de Paco Ureña”. Por su puesto que no fue pequeña, fue una gesta de gran torero. Fue un dechado de pundonor y torería. Fue un gesto que le honra y enaltece a la Tauromaquia. Fue, sin duda lo más destacado de este tercer festejo de la que insisto en llamar miniferia de San Jaime, Fue todo eso y más.