De los toros al fútbol, pasando por un ordenador requisado

Como decíamos ayer -dixit Fray Luis de León- regreso a Castellón por La Magdalena. Un año más, digo yo. Un año menos, diría una alma negativa. Son muchas “magdalenas” cumplidas y los recuerdos -la edad pasa estas facturas- se acumulan a golpes de memoria. Ayer, junto a Barquerito, hicimos memoria de mucha tauromaquia pasada. Un repaso no solo a aquellos tiempos de la Magdalena, de hace treinta o más años, sino también a épocas que por edad ni él ni yo vivimos en directo. Pero la cultura taurina, en este caso, es una fuente de conocimientos y da derecho a la opinión.

Cuernómetro magdalenero

PALMAS Por la alegría que supone siempre el comienzo de una nueva feria. Se estrenan las ilusiones, empieza una nueva temporada, es el momento de reencontrarse con mucha gente y muchos amigos. Con las esperanzas intactas y toda la ilusión. PALMAS Al gran ambiente y al ritmo que ha llevado la venta de entradas para…

Castelló…¡Festa Plena!

¡Arriba el telón! Se abre la puerta de cuadrillas, y la de chiqueros. Y alumbra una nueva temporada: 2018. Esperan tardes de gloria, de tonos grises y, también, de fracasos, que la tauromaquia es todo eso y más. Recuerda: aquí se muere de verdad. No hay teatro; aunque sí luces y sombras. Mentiras las justas, si es que las hay. Verdades todas las que la mente pueda imaginar.