A contraquerencia. “Quien da pan a perro ajeno, pierde el pan y pierde el perro”

Muchos habrán sido los aficionados que se hayan ido de este mundo sin poder hacer realidad su sueño de poder visitar una ganadería, hablar con un torero o pisar el callejón de Las Ventas. Por contra y en apenas dos días, el declarado antitaurino Fran Cuesta logra codearse con los taurinos más influyentes, pisar el callejón de Las Ventas y presenciar un tentadero en la legendaria ganadería de D. Baltasar Iban.