Algo que nunca ha hecho nadie

Enrique Ponce, extraordinario y pletórico, y Paco Ureña, valiente hasta la temeridad, fueron los protagonistas de una función que deslució muy mucho el pobre juego de unos toros por los que se pelean las figuras. Sólo la ciencia y magia del torero de Chiva y el arrojo del murciano sirvieron de antídoto.

 

Valencia, 17 de marzo. Séptima de abono. Lleno.

Tres toros de Garcigrande, primero, segundo y sexto, y tres de Domingo Hernández, desiguales y de poco juego.

Enrique Ponce (de tabaco y oro), vuelta al ruedo tras aviso y enorme petición con bronca al palco y dos orejas.
Talavante (de rojo y oro), silencio y silencio tras aviso.
Paco Ureña (de blanco y oro), ovación y oreja.

De las cuadrillas destacó Valentín Luján.

La vida sigue siendo un sueño

Roca Rey volvió a triunfar en Valencia y suya fue la faena que encandiló a los aficionados que llenaron el coso de Monleón. Su exhibición de valor sirvió para abrirle la puerta grande y hacer soñar a los espectadores que tuvieron en su actuación el punto culminante de un festejo que fue luego en declive.

Valencia, 16 de marzo. Sexta de feria. Lleno de No hay billetes.

 

Toros de Núñez del Cuvillo, bien presentados pero con muy poco fondo y menos fuerza, siendo segundo y tercero los de mejor son.

Sebastián Castella (de celeste y oro), silencio y ovación.
Manzanares (de sangre de toro y oro), oreja y ovación tras aviso.
Roca Rey (de esmeralda y oro), dos orejas tras aviso y silencio.

El buen ojo del mayoral

Tampoco la quinta de abono fue una función lucida y brillante y sólo la última faena de la corrida resarció a los espectadores del tedio previo. José Garrido supo entender al segundo toro de su lote y cuajó una faena siempre a más que le valió la única oreja de una tarde que no tuvo más historia.

 

Valencia, 15 de marzo. Quinta de abono. Un tercio de entrada.

Toros de Fuente Ymbro, desiguales de presentación y de poco juego en conjunto, siendo los mejores segundo y sexto.

Juan Bautista (de azul noche y oro), silencio con aviso y silencio.
Daniel Luque (de tabacoy oro), ovación y silencio.
José Garrido (de musgo y oro), silencio con aviso y oreja con otro aviso.

De las cuadrillas destacaron Caricol y Antonio Chacón.

¿Pero las casualidades existen?

David Mora paseó la única oreja de un excelente encierro de Alcurrucén no del todo aprovechado

Valencia, 14 de marzo. Cuarta de feria. Un tercio de entrada.

Cinco toros de Alcurrucén, muy bien presentado y de gran juego, y uno, quinto, de El Ventorrillo, más feo y también aprovechable.

David Mora (de verde manzana y oro), pinchazo y estocada, ovación; entera, aviso, oreja.
Álvaro Lorenzo (de celeste y oro), pinchazo y entrea, aviso, ovación; entera, palmas.
Luis David Adame (de azul noche y oro), entera, ovación; pinchazo y estocada, palmas.

De las cuadrillas destacaron Miguel Martín y Ángel Otero.

Al final esperanza

Marcos se lleva la única oreja en una novillada desesperante y aburrida.

Valencia, 13 de marzo. Tercera de feria. Un cuarto de entrada.

Novillos de El Freixo, bien aunque desigualmente presentados, descastados, sin fuerza y de muy poco juego.

Toñete (de burdeos y oro), ovación y silencio con dos avisos.
Jorge Rico (de blanco y plata), ovación y silencio.
Marcos (de musgo y oro), silencio y oreja.

Saludó tras banderillear al sexto Sergio Aguilar.

El primer mandamiento

Valencia, 12 de marzo. Segunda de feria. Un cuarto de entrada.

Novillos de Fernando Peña, desiguales de presentación y juego. En conjunto faltos de fuerza. Primero y cuarto fueron los mejores.

Jesús Chover (de azul noche y oro), vuelta al ruedo y dos orejas.
Alejandro Gardel (de blanco y oro), silencio y silencio.
Alejandro Téllez (de verde hoja y oro), silencio con dos avisos en su lote.

De las cuadrillas destacaron Pedro Lara, Juan Navarro y Mario Herrero.