Sólo palmas

Solo Antonio Ferrera escuchó palmas en la corrida de Adolfo Martín. Fue tras exprimir al cuarto de la tarde y fallar con la espada. Los toros no dieron buen juego e imposibilitaron el triunfo de la terna completada por Juan Bautista y Manuel Escribano.