El toreo y la Gran Democracia

El toreo no es de derechas, estúpidos. Ni de izquierdas. Ni de centristas. Ni de ricos. Ni de pobres. Ni de asalariados ni de capitalistas. Ni de intelectuales ni analfabetos. Ni de cultos ni incultos. Ni de la ciudad ni del campo. Ni de agricultores, pescadores, ganaderos de manso etc. Ni de ingenieros ni barrenderos. Ni de mujeres ni hombres. Es de TODOS.

Prohibid los toros si…

Si tenéis… la mitad del valor de los toreros, la cabeza tan mal  para cometer esa injusticia, si -con vuestra mala conciencia y  perversidad-  no los prohibís directamente pero dictáis normas de imposible ejecución para… ahorcar al  segundo espectáculo de masas de España… Ya veremos.

400 y 800 y un corte de mangas

Está claro que queréis prohibir los toros, queridos presidente que nunca miente y Coletas, pero no os atrevéis (todavía) y lo tapáis poniendo trabas sin fin, normas de imposible cumplimiento, pero vuestra política es acabar con todo lo que no os gusta. (Espero que la democracia o el dejar que vote el pueblo sí).

Qué bien que despertaron

Qué alegría. Han despertado. Lo celebro como el que más. Quiero a los toros como a mi familia y les he dedicado atención cada uno de los días de toda mi vida. Como aficionado o como profesional del periodismo. Todos los días. Y desde mi más tierna infancia, desde la más tierna. De la mano de mis padres, los dos muy aficionados, que me llevaban a los toros. Soñando con el toreo. Pensando en él. Desde niño, joven, adulto, maduro etc. Siempre.