Super Bowl 10 – Tauromaquia 0

México D.F. Corrida del LXXI aniversario del coso de Insurgentes. Al filo de las dos de la madrugada, hora española, Morante y El Juli salen a hombros de la Monumental Plaza México tras una tarde de toreo colosal de los dos genios. Una muchedumbre se agolpa entre flashes y chispas del traje de luces y los arropa en una imagen que es pura metáfora de cómo los devotos trasladan a la Virgen de los Desamparados en Valencia o a la Macarena en Sevilla. La religión taurómaca, el rito, los héroes izados, el pueblo enfervorizado, la pasión. El día antes allí y la noche antes aquí, idéntica escena con El Zotoluco y Enrique Ponce tras otra faena memorable y antológica del maestro de Chiva en el embudo. Es lo que tienen las figuras máximas del toreo. Primero llenaron Insurgentes hasta arriba y luego la pusieron boca abajo.