Cuando llega septiembre. Artículo de Paco Delgado

Se celebra estos días la feria de Albacete. Ya se ha dicho que es una de las grandes, no sólo por su extensión -diez festejos en los tiempos que corren no se ve en todas partes: ejemplo Valencia- y relación en cuanto a número de habitantes, lo que la convierten también en una de las más importantes del calendario, al igual que sucede con la calidad y categoría de los carteles que la integran.

Ejercicio de pito y confusión

Albacete, 15 de septiembre. Octava de feria. Lleno.

Dos toros para rejones de Ángel Sánchez y Sánchez, buenos, y, para lidia a pie, dos de Domingo Hernández, segundo y tercero, y dos de Garcigrande, desiguales.

Diego Ventura, ovación y oreja con petición de otra y dos vueltas al ruedo.
El Juli (de jade y oro), silencio y dos orejas tras aviso.
Alejandro Talavante (de esmeralda y oro), dos orejas y silencio.

Las gracias de Rubén

Albacete, 14 de septiembre. Séptima de feria. Más de media entrada.

Toros de Alcurrucén, desiguales de presentación y de poco juego en conjunto. El tercero fue el de mejor son.

David Mora (de rosa y oro), silencio palmas.y
Paco Ureña (de azul  rey y oro), ovación tras dos avisos y ovación con otro aviso.
Rubén Pinar (de pavo y oro), dos orejas tras aviso y oreja.

De las cuadrillas destacaron Javier Ambel y Pedro Iturralde.

Parte médico de David Mora: «Cornada interna en cara posterior del muslo izquierdo de 10-12 cm., que produce rotura de fascia muscular de 5-6 cm. con separación de los bordes de la misma, y contusión en región lumbar. Pronóstico reservado».

Antes de comenzar la corrida se guardó un minuto de silencio en recuerdo de Javier Cuesta Lozano, gran aficionado y hermano del presidente de esta plaza, Luis Cuesta.