Un protagonismo inesperado

La lluvia hizo acto de presencia y se erigió en principal protagonista de la cuarta jornada de la Feria de las Novilladas. Lo que debería haber sido la primer aparte del concurso en el que se pone en liza la Naranja de Plata para novilleros sin caballos acabó en suspensión por las inclemencias del tiempo.

Nadie dijo que esto fuera fácil

Juan Pedro Llaguno se llevó la única oreja de un festejo en el que se lidió una complicada novillada de Guadaira que puso muy difíciles las cosas a sus matadores. El mejicano dejó ver disposición y firmeza con su segundo en tanto que García Navarrete, que se llevó una buena paliza, hizo lo que pudo.