Brindis al sol

Nuestra clase política, distinguida, culta e instruida, siempre pendiente de procurar lo mejor a los ciudadanos, sacrificándose hasta el límite de sus fuerzas, acaba de dar otra muestra de su eficacia, buen hacer y diligencia prohibiendo en la práctica la actividad taurina en buena parte del país.