Sábado de poca gloria

Málaga, 15 de abril.

Toors de Guiomar Cortés de Moura para rejones y tres de Torrehandilla y uno de Torreherberos (el sexto) para lidia a pie.

Diego Ventura, oreja y ovación.
Antonio Ferrera, ovación tras aviso y ovación tras aviso.
Fortes, ovación tras aviso y oreja.

Historia de una almohada. Artículo de Paco Delgado

En este año de celebraciones, aniversarios y recuerdos, se cumple también medio siglo de una historia que fue clave para el desarrollo posterior de la fiesta de los toros. Un espectáculo que por entonces vivía una época de esplendor, desde que había aparecido en escena Manuel Benítez “El Cordobés”. Las plazas se llenaban de un público heterogéneo y apasionado y los empresarios cuidaban al mítico torero porque les suponía una garantía económica.