Corazón contra corazón

No se trató con justicia a Paco Ureña, que tras llevarse una fenomenal paliza de su primero salió de la enfermería bajo su responsabilidad para firmar una faena valentísima, muy firme, templada y redonda que remató con una estocada a matar o morir. ¿Y eso no vale ya las dos orejas?.

Isiegas en la noche

Las Ventas, 22 de julio. Segunda del Certamen Internacional de Novilladas Nocturnas. Un cuarto de plaza.

Novillos de Guadajira.

Pablo Atienza, vuelta al ruedo y silencio

Jorge Isiegas, ovación tras aviso y oreja

Joao Silva “Juanito”, silencio y  ovación