Cuando no hay dignidad. Artículo de Paco Delgado

Que nos ha tocado vivir una época mala, está claro. Que hay que  lidiar con moruchos y marrajos de poca o nula casta y menos nobleza,  es evidente. Pero lo que no deja de chocar es cómo y porqué hemos  consentido que haya llegado a gobernar -o, mejor, mangonear- cierta  clase de individuos -e individuas- que no tiene formación,  preparación ni educación.