Milagro en septiembre

Un año más, la feria de las Novilladas de Algemesí se convierte en el gran escaparate a nivel mundial para la novillería. Un serial que a lo largo de diez días hace que toda una ciudad, y su entorno -y el mundo de los toros- se paralice en torno suyo y esté pendiente, día y noche, de lo que en ella y en su peculiar plaza -siempre he dicho que se trata de un auténtico monumento de la arquitectura rural- especialmente, suceda.

Adiós de Liria

Abarán, 27 de septiembre. Corrida de toros como despedida del toreo de Pepín Liria.

Toros de Santiago Domecq. El tercero fue premiado con la vuelta al ruedo y el quinto undultado.

 

Pepín Liria, oreja, dos orejas y dos orejas y rabo simbólicas.

El Juli, oreja, oreja y dos orejas.

Con ganas de más

Los novillos de Flor de Jara hicieron que la gente permaneciese atenta a todo lo que pasaba en el ruedo y uno de sus ejemplares, para el que se pidió el indulto, fue premiado con la vuelta al ruedo. Ángel Téllez, por debajo de su oponente, paseó dos orejas, y una se llevó Francisco de Manuel.