Un cuarto de siglo ya, nueva opinión de Paco Delgado

Cuando echamos la vista atrás malo es no ver nada de lo que estar orgulloso. No es el caso, afortunadamente, y al margen de otras satisfacciones y logros -pequeños, comparados con lo conseguido por otros, pero más que suficiente para mis modestas aspiraciones- el ver que Avance Taurino sigue estando en las plazas, cada tarde de feria, es motivo de alegría y de sensación de haber hecho algo útil. Algo, por otra parte, tampoco fuera del alcance de cualquiera. Como decía el poeta, sólo el miedo a la derrota hace que fracasen los proyectos. Bueno, eso y el no trabajar duro y con constancia, el dejar las cosas para mañana, no saber aprovechar las ocasiones, no arrimar el ascua a tu sardina y, desde luego, que la suerte te deje de lado…