Compromís y Podemos siguen con la cantinela. Artículo de Carlos Bueno

Dicen que los toros no tienen color político, pero la verdad es que hay quien se empeña en dejar bien claro que el antitaurinismo sí que lo tiene. Gran parte de la voluntad abolicionista más parece un intento por contentar a una parte del electorado muy vociferante y de colocar a miembros del partido que un movimiento con una base sólida que haya analizado el desastre medioambiental, ecológico, zootécnico, económico, histórico, artístico, festivo y personal que ello comportaría.

La Fundación toma las riendas. Artículo de Carlos Bueno

La Fundación Toro de Lidia ha tomado las riendas de un sector totalmente desestructurado que hacía oídos sordos a los datos que señalaban la caída en picado el número de corridas, novilladas, encastes, retransmisiones, espectadores… De momento nadie ha propuesto planes alternativos, así que toca dar un voto de confianza a las iniciativas de la Fundación y arrimar el hombro, sin dejar de exigir total transparencia.