300, un puñado. Artículo de Carlos Bueno

300 toreros hicieron sonar sus voces contra la desigualdad y la dictatorial discriminación que están sufriendo por parte de nuestro Gobierno. Apenas un puñado de profesionales que, intuyo, no consiguieron inquietar como era su intención al poderoso Ministerio de Trabajo regentado por los antitaurinos de Podemos. En esta época de falsos demócratas no basta con tener la razón, hay que hacerla valer, y cuantos más guerreros la reclamen mejor. Porque a los mandatarios les duele más la cantidad que los argumentos.

Pasión vs pasividad. Artículo de Carlos Bueno

La temporada de festejos populares se ha reactivado en la Comunidad Valenciana después de meses de trabajo y reuniones entre la Federación de Peñas y el Gobierno autonómico. En acuerdo alcanzado permite la ocupación del 50% del aforo de las plazas y recintos donde se celebren los actos taurinos. Sin embargo, la temporada de toreo profesional pasará en blanco porque los empresarios de los cosos de Alicante, Valencia y Castellón han preferido escudarse en la inviabilidad de organizar corridas si se cumple la normativa nacional, antes que negociar una mejora de las condiciones de ocupación de los tendidos.

¿Dejará de ser el momento? Artículo de Carlos Bueno

Tras haberse completado la “desescalada” ya está permitido organizar corridas de toros. Comienzan a anunciarse algunos festejos, pero en cuentagotas y en cosos de escasa repercusión. Que se sepa, no hay empresarios que apuesten con firmeza por las plazas importantes, los toreros que año tras año se quejan de la falta de oportunidades no solicitan actuar, los ganaderos no ofrecen sus toros a precio de saldo y los subalternos parece que no acaban de entender la situación de la tauromaquia.