“Quieto parao”. Artículo de Carlos Bueno

Ante el deseo de seguir organizando corridas de toros nuestros gobernantes responden con endurecimientos de limitación de aforo en las plazas, cuando no suspensiones de los festejos. Es momento de parar, de esperar a que haya una vacuna efectiva contra el coronavirus que desarme las intenciones de los políticos que nos ha tocado sufrir. No importa que no haya toros en un año. Lo importante es que cuando vuelvan lo hagan con categoría y grandeza.