Lo ingrato de ser ganadero. Artículo de Carlos Bueno

Es necesario que el ganadero gane libertad para seleccionar sus astados dentro de una diversidad de condiciones lógica. La figura del criador ha sido siempre la más maltratada del sector. Salvo un ínfimo puñado de hierros que gozan de “inmunidad”, la función de la inmensa mayoría ha sido la de criar ejemplares a la carta. Eso o la ruina de quedarse con ellos en el campo.

Faltaron mascarillas y categoría en los inicios

Fue estupendo anunciar y televisar una corrida en OSUNA, la primera de ANDALUCÍA, con el CANAL SUR. Y ver a PONCE echarse la temporada –o mini o menos-   a la espalda y torear varias corridas cuatro tardes-noches seguidas (y las que le quedan) en estos días que nadie torea. Y lo de las colombinas, con HUELVA dando su feria tradicional de agosto porque HUELVA sí  (las otras no con calamitosos empresarios). Y el mano a mano de PLASENCIA con PONCE y EMILIO DE JUSTO). Con debut anunciado de Movistar-Toros. Y ver al público respondiendo. Y la faena de las dos orejas de MIGUEL ÁNGEL PERERA en “su” plaza onubense. (Vean el vídeo en los portales taurinos si aún se puede).