300, un puñado. Artículo de Carlos Bueno

300 toreros hicieron sonar sus voces contra la desigualdad y la dictatorial discriminación que están sufriendo por parte de nuestro Gobierno. Apenas un puñado de profesionales que, intuyo, no consiguieron inquietar como era su intención al poderoso Ministerio de Trabajo regentado por los antitaurinos de Podemos. En esta época de falsos demócratas no basta con tener la razón, hay que hacerla valer, y cuantos más guerreros la reclamen mejor. Porque a los mandatarios les duele más la cantidad que los argumentos.