Invierno, peñas, toreros y excusas. Artículo de Carlos Bueno

Todo el mundo tiene derecho a gozar de su vida privada, y los matadores están esperando el final de la temporada para pasar un tiempo de asueto con la familia. Lo que no es óbice para organizarse una agenda que incluya fechas para todo, para la evasión y para recoger premios, recibir homenajes y participar en coloquios. Porque los artistas se deben al público y porque el toreo es del pueblo.