El toreo puro no es una moda. Artículo de Carlos Bueno

Las modas cambian, pero el toreo puro no es una moda, es una verdad que no muta, que es eterna. La tauromaquia debe huir de hacer uso de parafernalias aparentes que busquen el aplauso fácil del público más generoso. Al torero se le presupone el valor, por eso no le hace falta recurrir a una justificación de valentía exagerada. Lo demostró Pablo Aguado en la recién finalizada Feria de Abril de Sevilla, donde deslumbró con su verdad natural, sin aditivos superfluos.