Tarjeta roja. Artículo de Carlos Bueno

El toreo debería ser algo más impredecible, sorpresivo, variopinto y emocionante de lo que se ha convertido en la actualidad. La depuración del comportamiento del toro en todas las ganaderías y la preparación de élite de los toreros han provocado que hoy se toree con más perfección que nunca, y a los empresarios-apoderados les ha convenido minimizar riesgos para maximizar beneficios. Todo ello ha provocado que la fiesta del toro bravo sea ahora más monótona.

A la luz de la luna

La ciudad todavía duermevela estos dìas. No se ha despertado aún el gigante de las Fallas y las noches son plácidas. Ayer, tras el programa de radio, me di un paseo por toda la Avenida del Oeste, Xátiva, Convento Jerusalén y Gran Vía. Un placer. Un gusto…que el gusto es mío. Calles tranquilas. Temperatura ideal.…