Rigor desigual, exigencia desbordada.

El respeto a los cánones y la seriedad son fundamentales para la pervivencia de la tauromaquia. Sin rigor el toreo carece de sentido. Sin exigencia no hay triunfo legítimo. Pero en los toros, la emoción y la diversión deben cohabitar y tener diferentes baremos según la plaza donde se toree, del mismo modo que no es justo despojar de un éxito merecido a un chaval de una escuela mientras se rebaja el listón con las figuras.

Dos días en uno

Éxito total en el festival del Día de la Comunidad Valenciana

Valencia, 9 de octubre. Casi  lleno. Festival a beneficio de la FTL.

Reses de Fermín Bohórquez, Daniel Ruiz, Garcigrande, Núñez del Cuvillo, Juan Pedro Domecq y Fuente Ymbro, desiguales pero de buen juego en conjunto. El tercero, de Garcigrande, fue premiado con la vuelta al ruedo.

Fermín Bohórquez,  oreja.
Enrique Ponce, dos orejas.
El Juli, dos orejas.
Manzanares, oreja.
Román, oreja con aviso.
Álvaro Lorenzo, dos orejas.
Borja Collado, dos orejas.

De las cuadrillas destacaron Álvaro Montes y Raúl García.