Una rebaja de 11 puntos y algo más. Artículo de Carlos Bueno

Aficionados y profesionales taurinos celebran el descenso del IVA en once puntos aprobado por el Gobierno. La decisión debe implicar una rebaja en el precio de las entradas, lo que, sin duda, ayudará a llevar más público a las plazas. Pero eso no será suficiente si el sector no consigue que las novilladas equiparen su fiscalidad a las ventajas que goza el deporte base y las escuelas de interpretación. Al fin y al cabo estamos hablando de festejos ruinosos con el único objetivo de formar aprendices.